20 octubre 2017

Pedro Javier Martín Pedrós.Copyright ©





La palabra se hizo infierno
y  necesité tus lágrimas
para refrescarme.
La palabra se hizo amor
y  brotaron abrazos
cercanos.
La palabra  murió  y
el pentagrama se vació
de  sus notas musicales.
Todo esto ocurre cuando
el  cuadrilátero
de los sentimientos
se viste de negro,
y la vida se va gastando
en  días de extrema

pobreza humana.


Aurelio González Ovies






La rucha

Nadie responde

Preguntas que surgen en momentos de duda



Nadie responde 
Esta luz de la vida a qué se debe? ¿Por qué despiertan hoy las rosas tan radiantes? ¿Quién se encarga, temprano, de verter la belleza? ¿Qué fluye en mi interior con aspecto de bruma? ¿Qué empaña mis sentidos? ¿Por qué esta terquedad, por qué esta obsesión mía en apagarme? Abre el hermoso día con su canto de pájaros. Noto al alrededor mío formas, volúmenes, trazos mucho menos fingidos que mi cuerpo, mucho más duraderos que mi carne. ¿A quién le pertenece esta mirada? ¿De quién son estas manos que avalan lo que ocurre? ¿Por qué vuelco en mi sombra la piel que me define, el breve albor de mí? ¿Adónde he de llegar sin ser lo que detesto? ¿Cuándo seré capaz de hacerme frente, oírme, sentirme y aceptarme?

Y el tiempo? ¿quién dirige sus bridas inflexibles? ¿Hasta dónde conducen sus ansias insondables? ¿Por qué perdura más la llaga de su huida que la plata posible de su actualidad? ¿En qué se fundamenta su tarda prontitud? ¿Por qué recuerdo tanto lo que no hemos vivido? ¿Por qué añoro mañana lo que ahora aborrezco? ¿Cuándo es muy pronto o ya, definitivamente, tarde? ¿Por qué voy hacia atrás, quién me llama a menudo; qué resplandor es ese que se derrumba allá, como un alud inmenso de memoria? ¿Es esta la manera de no asentirme nunca? ¿La más honesta muestra de mi desconfianza? ¿Acaso una condena tal como la costumbre, el tedio, la indolencia, la angustia o el carácter?


¿Cómo sé cuánto amor me queda junto a ti? ¿Cómo inserto más yo en las causas que te hacen desearme? ¿A quién elevo el resto de la voz que te he dado? ¿Podremos terminar a la vez el trayecto? ¿Por qué no nos revelan el fin desde el principio? ¿Y si así fuera, entonces te admiraría más hondo, sabedor de la marcha? ¿Te encontraría de nuevo, incluso mucho antes? ¿El adiós nos limita; nos condiciona esta precaria permanencia? ¿Percibimos el aire, conscientes de la asfixia? ¿Evocamos el humo cuando se desvanece? ¿Contorna nuestros ojos la muerte inevitable?


Tantas incertidumbres para tan nimio lapso. Tanto dolor intenso en tantos corazones. Tan grande humanidad con tan poco coraje? ¿A quién interrogar? ¿A quiénes requerir que rindan cuentas? ¿De dónde esta negrura, este incesante acoso quién lo nutre? ¿Quién abastece el mundo con su maleficencia? ¿Quién hay? ¿Qué es este silencio? ¿Quién lo escribe en mi nombre? ¿Qué señales debiera pronunciar su mudez? Nadie responde. Nadie.

no le llames amor-MANUEL LOMBO

Aretha Franklin - Border Song (Holy Moses)

LOLA FONTECHA


DUELE EL OLVIDO, MADRE



Duelen los días, madre,



traspasa la piel el frío de tus manos en mi cara,



y rompe el alma



tu mirada perdida en el horizonte del olvido.




Duele el gris que anida sobre azul en tus ojos.



El silencio sin memoria enfadado con el mundo,



grita a los cuatro vientos



por haber perdido el mapa para llegar a ti.




Madre, me duele ver



que has dejado de mirarte al espejo



por miedo a no reconocerte.




He perdido el norte, madre,



los olores derrocharon significados



en el tropiezo de tus pies sobre la remembranza.




El papel de tu recuerdo ha quedado níveo,



tragando las letras del pasado,



y mi nombre se ha desorientado



jugando al escondite entre palabras olvidadas,



temblando como una hoja.




Hoy, el agua de la lluvia en mis ojos,



ha borrado la huella de tus pasos.



La melodía de tu nana ya no acuna mi sueño



porque la luna se olvidó de salir.



No hay marea, madre,



las coquinas quedaron olvidadas en la playa,



ya nunca más serán recogidas por nuestras manos



ni las olas del mar nos empujarán para sonreírle a la cara.




He amontonado los recuerdos en un cajón,



de él iré cogiendo aquello que precise



para no olvidarme de ti.




Duele tu olvido, madre,



por ello voy a restituir a tus pasos los colores



que permanecieron en el camino falso,



creado por la imaginación en blanco…



19 octubre 2017

María José Gutiérrez Sánchez




UN DÍA CUALQUIERA

Un día cualquiera
el pan no está sobre la mesa,
no está el padre sentado,
ni se le espera.
No quedan libros, ni estantes,
se vendieron para apaciguar
la voz anarquista del hambre.        

Un día cualquiera
lucha insomne la madre,
remienda los fracasos
y afila concienzuda los lápices.
No quedan libros en la casa,
por eso ella, con esmero,
a escondidas los redacta.

Un día cualquiera
en mi particular patria,
amanece aun de noche y
duelen las manos de usarlas.
En las ventanas las banderas
¿jugará la selección
o jugará el Madrid-Barca?

Un día cualquiera,
la tierra será mía
en lugar de ser yo su esclava;
ni en campo santo tengo vara.
No voy a perder más hijos
por defender la casa de otros
que tienen la sal sobre la mesa
y fila primera en la playa.

Un día cualquiera,
te pondrás bajo mi cielo,
olvidadizo de lluvia,
y entenderás mis palabras.




PROBE DE MI - DIEGO CARRASCO

Ramón Llanes Domínguez





ZAPATOS MOJADOS


Se me han mojado los zapatos
con agua de otoño
mientras caían gotas
como dátiles
en la avenida larga
de mi querencia,
he sentido la lluvia
como una lágrima
correrme de los ojos
a los labios
y te he vuelto a pensar
en la sonrisa
teniendo idéntica ilusión
que en aquel otoño lejano
que enamoró
nuestros sentimientos.
Y se me han mezclado
las lágrimas
con los recuerdos.






18 octubre 2017

Fernando Beltrán


Amar es este error imprescindible
Para poder vivir,
esta forma distinta de sentir la lluvia
cuando llega el otoño
y la saliva
de los parques más tristes
habla sólo al oído de los locos,
de los cuerdos de atar,
de este poema
empapado de sed,
muerto de amor y frío,
acantilado al borde de un abismo
que antes nunca escribí.

Bob Dylan - Making A Liar Out Of Me (rehearsal, unreleased song - Sept. 26, 1980) [Audio]

Maria Gomez Martinez,




Le prometió una noche
de hombre-lobo
entre caderas y rumbas.
Yo soy la mujer,
dijo ella celebrando sus piernas
depiladas con la cera
del porsiacaso.
Olvidó, sin embargo,
que la luna no engaña
en cuartos menguantes.
Divergencias capilares,
se dijo,
posiblemente.



foto de Denis Heirendt

17 octubre 2017

Manolo García - Pájaros de barro

Laura Massolo


LA HOJA







Las primeras palabras siempre son las más rebeldes
Resisten
como si no hubiera alrededor en el silencio
Se desesperan en las células
son absurdas
Quieren tener sonido y solo dan significados
Por ejemplo
hay una que habla muchas cosas y no dice su nombre
otra que se asombra
otra que se quiere morir
Y una palabra estúpida que se ríe que llora

Es un vocabulario enfermo
un golpe de oscuridad en la cabeza
una parte rota entre la mano y la memoria

Las primeras palabras nunca son
Quedan como los vidrios de un accidente
como teléfonos que no contestan
Son como el aturdimiento de la mañana
como las emergencias en el desorden
como las monedas en el bolsillo
como la comida deshecha en el estómago

Después van a venir
ya sé
Se van a desnudar del miedo entre la lengua y la mirada
van a pisar
tejido por tejido
van a encontrar su peso
van a caer a chorros por los renglones

Ya sé

Voy a ser un río sucio

Como el dolor


Laura Massolo

Gramophonedzie - Why Don't You (Official Video HQ)

Juana Rios.




Siguieron abriéndose los párpados
cada mañana
aunque el hambre fuera un perro que mordía por dentro,
porque la vida era una luz que prendía en los ojos.
Y mujeres de pan caliente
siguieron pariendo niños
de miel y sangre
en sábanas blancas.
Porque acaso eso era ser héroes,
resistir y arañar el frío,
sonreír bajo lo tibio de un sol de invierno,
amar aun en el silencio de las palabras,
agarrar muy fuerte las manos del otro,
abrazarse y soñar.




Foto: Elliott Erwitt 1952

16 octubre 2017

Háblame - Manuel Lombo

MALIKA EL BOUZIDI CHERKI




MAR DE MI SUEÑO

Agua cristalina de color azul
espacio inmenso de mi sueño real
con olor marino y unas olas gigantes
déjame navegar en tu cuerpo ideal.
En tu espuma envuelvo mi cuerpo
y sobre la orilla la caracola de nácar
quiero viajar en la suave brisa
en el leve azul del inmenso mar.
Le susurré mis penas a la luna
con luces de mi alma invisibles.
Un barco hundido en tu fondo
besando las rocas y las olas sumergibles.
¡ Oh mar de mis sueños ¡
Al respirar el aire marino
en mis pulmones guardo tu olor
y llevaré mis recuerdos hasta tu fondo
para aliviar mi dolor.
¡Oh mar no rompas mi silencio
con el rugido de tu oleaje fuerte,
déjame soñar con tu sonido
y escuchar tu melodía en cada instante!
Sobre tu húmeda arena
quiero sentir el sabor de tu sal
y sumergirme como una sirena


dando una vuelta liberal.

• Laura Caro Pardo •

 



El beso




Quizás no lo sepas aún,
pero yo te besé
antes del primer beso.
Besé tus labios ausentes
en el lugar exacto
donde un segundo atrás
tú los posaras...
imperceptiblemente,
ardientemente,
en silencio.
Sabía a ti aquel vaso
a dos segundos del beso.
Y ahora me pregunto
si fuiste tú
el que me besó,
el que dejó latiendo
ese beso para mí
a contratiempo.
Un pequeño instante,
un erótico instante
invisible a los ojos...
y... ¡qué placer más intenso!





Del libro: A tu encuentro

15 octubre 2017

Nicolás Corraliza





UN LUGAR AL SUR


Abrir las puertas
para habitarlas.

Es la casa más hermosa
al mediodía,

para volver
donde quedaron los otros.

Sí me vas a amar,
que sea sin razonamiento.